miércoles, 13 de mayo de 2009

Lo peor de la historia


Puede parecer una anécdota. Es más, lo trataron como una anécdota. Pero no es una anécdota: es una triste demostración de cómo, a diario, se maneja la opinión pública. Desde Olé afanaron una foto de internet, driblaron los posibles créditos, le atribuyeron una crónica y la publicaron en la tapa del martes 12 de mayo.
Hasta ahí, la anécdota encarada por el diario deportivo del grupo. Pero, la historia era que el trapo en el que la hinchada de River habría cuestionado a la dirigencia del club no había existido, sino que la había armado Mandrake_007 -un usuario del sitio Taringa- con el hoy famoso Photoshop. Nada hubiera pasado si esta última parte no hubiera trascendido: ese medio nos habría tomado por giles (Puh! ¡¿otra vez?!) y todo igual. Pero trascendió y 24 horas después del bochorno original, el medio incurre en otro peor: no reconocer el engaño a que sometió a sus lectores y tratar de justificarlo con argumentos casi infantiles. Y, más aún, difundieron nombre, apellido y edad del pibe que hizo el truco; algo que en otros países, donde la violencia en el fútbol es cotidiana -no como en el nuestro-, se podría calificar de criminal.
Otro usuario de Taringa, hersounds, opinaba: “acá hay mucho valores que se pasaron por alto, ya no es solo fútbol, es tratar de voltear a quien no nos gusta o conviene, mediante el uso del 4to. poder, cómo vas a minimizar esto? te imaginás permitir que los medios inventen así, porque si, se derriban empresas, gobiernos, clubes de fútbol, gerenciamientos, por intereses de otros, estamos todos locos?... acá hubo mala leche de Olé para con River Plate, ya todos sabemos que andan mal, incluso los propios hinchas estan calientes, pero que un medio, el cual debe ser imparcial, meta leña al fuego y sugiera la cabeza de la cúpula directiva en base a una foto falsa, eso es incentivar la mala onda de los hinchas para producir el efecto que buscan”.
Al referirse a los Versos Satánicos de Salman Rushdie, José Pablo Feinmann relataba el tramo de la Jahilia, en la que sugiere que -mediante engaños- Mahoma aceptó la validez de tres deidades paganas. Plantea el filósofo periférico que esta visión genera la duda de hasta qué punto, si Mahoma fue inducido una vez a mentir no lo habrá sido en otras y hasta en todas. Apelo al recurso del mismo autor de citar de (mala) memoria el pasaje.
Si bien puedo no compartir la proposición del autor indio, hoy puedo hacer coro a Feinmann y preguntar hasta qué punto, si un medio del grupo nos mintió una vez, no lo habrá hecho en otras o si no lo estará haciendo en todas y, lo peor de la historia es que puedo interrogarme si esta no será la práctica habitual de todo el multimedio y de otros medios locales.