martes, 7 de julio de 2009

Una visión conspirativa de la gripe


La oposición a Felipe Calderón en México -entre ella el PRI que acaba de derrotar al partido del presidente en las últimas elecciones- denunció, ha más de tres meses, que la gripe porcina era una estratagema del gobierno para afectar estos comicios, permitir el incremento de la deuda del país con sus acreedores estadounidenses y facilitar un mayor control de la situación interna por parte de Washington, aliado al oficialismo azteca. Todo demasiado complicado, demasiado conspirativo.
El último fin de semana, los diarios argentinos difundieron entrevistas a un especialista mexicano en ese mal que estalló en Argentina con mayor virulencia de lo que lo hizo en México, su país de origen. El especialista en cuestión, Alejandro Macías, es un funcionario del Ministerio de Salud mexicano que responde a Calderón y, según la mirada conspirativa del PRI, a sus aliados estadounidenses.
Macías explicó a los medios locales –La Nación, Perfil, Ámbito-, a qué había llegado a Buenos Aires. Vino a ver cómo se combatía el H1N1 en las pampas en pleno invierno para poder copiar el método cuando el frio llegue al “hemisferio norte”. Sin ambages, en ninguna entrevista circunscribió la experiencia a su país: México, sino que con generosidad le entregará lo aprendido a Europa, Canadá y Estados Unidos, país en cuyos laboratorios –según algunos paranoicos conspirativos- se habría creado la cepa.
Hilando la confesión desinteresada de Macías, la permisividad de funcionarios locales hacia laboratorios internacionales, el tradicional desprecio de los gobiernos estadounidenses –sea cual fuera su color, pero en especial los demócratas- hacia las subespecies del patio trasero, ¿sería demasiado conspirativo sentirse un conejillo de Indias del Departamento de Salud o de Estado de la gran potencia del norte a través del desinteresado aporte de los ex aztecas? Digo, no sé…